Desde muy niño he sido un apasionado de la música, quizás esa sea una de las razones por las que me encanta descubrir y probar todos los tipos de productos que la rodean, como los auriculares.

He probado de todas las marcas, modelos y gamas, desde los más básicos hasta los más sofisticados y tengo algo muy claro con respecto a ello, y es que la primera impresión es la que cuenta. Esos primeros segundos con los cascos a todo volumen reproduciendo esa pista que nos conocemos de memoria, será fundamental para saber si hemos o no acertado.

La relación amor-odio se sabe a los pocos segundos de probar unos auriculares.

Esa sensación la he tenido con estos auriculares, ha sido probarlos durante unos segundos para saber que… bueno, vayamos al principio.

Como siempre, el empaque de un producto que se considera o consideramos premium debe ser acorde con lo que se paga y es por ello que aún no siendo el mejor empaque que he visto, no deja de ser detallado y elegante, y se corresponde con el producto que hemos adquirido.

Una vez abierto tenemos los cascos en primera plana, con auriculares plegables 90º ideales para guardarlos y ganar unos centímetros extras en el cajón, así como también poder llevarlos con una funda adecuada, la cual no se incluye con este modelo.

No incluyen funda, esto es algo que depende la marca en la mayoría de ocasiones.

El modelo en concreto es Beoplay H4 que aunque pueda parecer gracioso, es la “gama” baja de esa serie. Con esto no quiero decir que los auriculares no estén a la altura, ni mucho menos, simplemente la gama de entrada a Beoplay es esta. Y no son precisamente unos auriculares de 30€, sino diez veces más.

Decir que todo lo que he probado de la marca Bang & Olufsen me ha dejado siempre sorprendido, con una calidad de audio excepcional  y es por ello, que iba a ser muy crítico con estos auriculares.

Los auriculares son semi-cerrados, dejan el paso del audio al exterior, por lo que no aislaremos completamente la sala donde los usemos. Se conectan mediante bluetooth y disponen de tres botones en el auricular derecho con el que conectar, cambiar las pistas, variar el volumen y hacer las funciones de manos libres pues también incorpora un camuflado micro por si tenemos que contestar alguna llamada.

En la caja justo debajo de los auriculares encontramos dos pequeños paquetes de cartón, con unas instrucciones muy básicas y un par de cables imprescindibles, el de conexión jack 3,5″ y el de carga micro USB.

El diseño de los auriculares es realmente elegante, entremezclando telas y acolchados en la diadema, así como metales para regularla en altura y unos auriculares muy mullidos y agradables. Su peso de tan sólo 226 gr no se deja notar y en conjunto resultan realmente cómodos durante horas (no confundir con el casi 1 kilo que pesa la caja del producto al completo).

Todos los materiales me parecen muy acordes con el producto y con lo que se paga, los detalles y el diseño denotan un cuidado estético soberbio.

Pero vayamos al grano, tal y como empezaba el artículo, la relación amor-odio comienza con los primeros segundos de prueba y tengo que decir, que me dejaron enamorado. Estaba usando antes de estos auriculares otra marca de renombre de la misma gama y la verdad, estos B&O les ha dado una buena patada.

Su sonido nítido y a la vez con fuerza, enamora a los primeros segundos.

La nitidez de todos los tonos, que no riñen con los graves y la gran pegada en general, me han dejado gratamente sorprendidos, pues casi diría que son ideales para disfrutar con cualquier tipo de música. Es por ello que al principio, tuve que probar a la vez diferentes auriculares para verificar que realmente su sonido era tan bueno y no me estaba dejando llevar por algún tipo de paranoia. Pero en efecto, el sonido era así de bueno, era genial, tenía esa calidez y esa atracción de cuando te pones por primera vez tus auriculares ideales. Me pasó hace ya 20 años con los HD212pro y me ha vuelto a pasar ahora.

La verdad es que me quedo con ganas de criticarlos, de poner alguna pega, pero me he quedado sin argumentos para al menos, quejarme de algo.

No me cabe ninguna duda de que su precio está totalmente justificado en todos sus aspectos, tanto por la calidad de sus materiales, estética, el cuidado de sus detalles y por supuesto, su audio.

Pero bueno, ya que nos ponemos, si que voy a poner una pequeña “pega” y es el poder grabar diferentes dispositivos mediante bluetooth y cambiar entre ellos sin tener que desconectarlo, como así hacen ya muchos de los auriculares actuales. Y también, el que su app para móvil sea poco más que anecdótica, con la que prácticamente sólo podremos actualizar los auriculares.

Por lo demás, no me queda otra cosa que decir, y es que si te gusta la buena música y si te gusta disfrutar de ella, tienes al menos que darles una oportunidad a estos B&O, los cuales vuelven a dejarme con la boca abierta.

Precio: 300€

Cómpralo al mejor precio (clic)

Crema para tus oídos - Auriculares Bang & Olufsen Beoplay H4
Audio nítido y con pegada, cómodos de usar durante horas y con un diseño y materiales acorde con lo que se espera.
Diseño9.2
Funciones8.2
Sonido9.9
Comodidad9
Precio9
Nos gusta
  • Su excepcional sonido
  • Ofrece justo lo que esperas
No nos gusta
  • Múltiples dispositivos por bluetooth
  • App para móvil anecdótica
9.1Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

Sobre El Autor

Apasionado de la tecnología desde muy pequeño. Mi primer acercamiento con la programación fue con un Spectrum y un libro para desarrollar juegos cuando no tenía más de 10 añitos. Desde entonces los ordenadores, gadgets y la tecnología en general son mi gran afición. Desde hace años reviso y analizo diferentes productos tecnológicos para las empresas nacionales e internacionales más importantes, habiendo pasado por mis manos más de 1000 productos. Con este blog espero ayudarte a elegir lo mejor para ti.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.